Estás leyendo
¿Ya sabes cuáles son los productos de belleza que no necesitas?

¿Ya sabes cuáles son los productos de belleza que no necesitas?

Alana Avendaño

Las redes sociales nos inundan con imágenes de nuevos productos de belleza todo el tiempo, especialmente los influencers, quienes nos hablan sobre mil lanzamientos nuevos y “revolucionarios” en sus stories. La pregunta es: ¿realmente necesitamos todos esos productos?

Considero que la incesante publicidad en redes sociales nos genera mucha ansiedad y nos hace sentir que nos estamos “quedando atrás” si no compramos los últimos productos de belleza que se lanzan al mercado cada semana (ni siquiera cada mes).

Siento que es importante recalcar cuáles son los productos que realmente no necesitamos, ya que algunos son totalmente innecesarios. Hay que dejar de apoyar el consumismo extremo y apostar por productos que realmente sean útiles para nosotras.

Rodillos de jade para la piel

Los famosos rodillos de jade (o de cualquier piedra preciosa) no son necesarios. Si te gusta la sensación de estos sobre tu piel y te relaja hacerte masajes en el rostro por diez minutos mientras ves alguna serie, ¡pues sigue haciéndolo!

Pero si los compraste pensando que van a hacer algún milagro en tu rostro porque aumentan la circulación de sangre hacia la piel, pues déjame decirte que tus dedos hacen el mismo trabajo y gratis.

“Hay que dejar de apoyar el consumismo extremo y apostar por productos que realmente sean útiles para nosotras”.

¿Refrigeradoras para tus productos de belleza?

Hay muy pocos productos de belleza que deben mantenerse en una refrigeradora y, en todo caso, creo que la mayoría de personas tiene una refrigeradora en casa.

Obviamente si te encanta la sensación de ponerte alguno de estos productos heladito y tienes la posibilidad de comprar una refrigeradora solo para tu maquillaje (y el espacio para ponerla), ¡pues cómprala! Mal no te va a hacer.

Productos con “oro”

Los productos con oro se ven hermosos y realmente suenan atractivos, pero está totalmente comprobado que en su forma de “escama o hojuelas” jamás van a penetrar la piel (en su forma más fina aún no está comprobada su eficacia). Así que mejor no gastes tu dinero en algo que definitivamente no va a funcionar…

Cremas y más cremas…

No sé por qué la gente tiene tanta obsesión por los poros últimamente, tanto así que salen al mercado muchas cremas o sueros que “reducen” su tamaño. Lamentablemente, debo decirte que el único tratamiento -comprobado- que los puede reducir son los lásers.

Lo mismo ocurre con las cremas para las estrías o para la celulitis: ninguna crema puede hacer mucha diferencia, ya que se necesitan tratamientos dermatológicos mucho más especializados.

Mascarillas para el rostro

Y, por último, están las mascarillas para el rostro. Entiendo que te pueden encantar y realmente se sienten bien en la piel, pero una buena rutina de cuidado facial debería ser más que suficiente para que tu piel se vea y se sienta sana. Habiendo dicho esto, si realmente te hace feliz ponerte una mascarilla semanalmente, pues sigue haciéndolo: solo no esperes un cambio radical.

Debo aclarar que todos estos productos son totalmente inocuos para la piel. No te van a hacer ningún daño, pero tampoco tienen un beneficio real ni milagroso. Esta pequeña lista es simplemente para que te des cuenta de que no tienes por qué caer ante estas tendencias y sentir que las necesitas con urgencia.

“Si realmente te hace feliz ponerte una mascarilla semanalmente, pues sigue haciéndolo: solo no esperes un cambio radical”.

Mi conclusión es que vale la pena invertir en ciencia. Es decir, en especialistas que te puedan decir qué es lo que necesitas para tu tipo de piel. ¿Qué mejor que gastar en algo que está comprobado científicamente?

Cuéntanos qué piensas (0)

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

2019 Vitamina M®.
Todos los derechos reservados.

Subir