,

Una travesía a través de los chakras (parte II)

Una travesía a través de los chakras (parte II)

 

Chakras 3 y 4: amor y voluntad

El tercer chakra llamado Manipura se desarrolla entre los 14 y 21 años, su elemento es el fuego y su ubicación es en el plexo solar -debajo de la caja torácica. Su color es el amarillo y el animal simbólico es el ovino, por la motivación y fuerza de voluntad que lo caracteriza. Este chakra es la base del ego, el autoestima, de tus habilidades para tomar decisiones, tus instintos, la energía libidinal, tu ambición, tu motivación y la resistencia. Representa nuestro guerrero interno; desde el aspecto psicológico es la base del autoestima y la fortaleza de nuestro carácter. Cuando este chakra se encuentra débil hay un bajo auto-concepto, lo que acarrea baja energía, carencia de motivación y pasividad excesiva. Cuando este chakra está sobre-activado la persona se puede percibir como agresiva, intimidada, controladora, con la necesidad de siempre estar en lo correcto, malhumorada y muy competitiva. Asimismo, cuando está balanceado y saludable trae un sentido de totalidad y alegría íntegra, con un claro sentido de quién eres y porqué estás donde estás. Cuando te conectas con este chakra, se logra un entendimiento más profundo de cómo eres como individuo y cómo lo que haces en tu vida puede contribuir de manera colectiva y beneficiosa. Para trabajar este chakra se recomienda la psicoterapia, para confrontar y soltar los conflictos relacionados al ego, cultivar insight en el entendimiento del poder, la individualidad y la identificación. Si se encuentra débil, se recomienda el pranayama kapalabhati y si está sobre-activado respiraciones diafragmáticas lentas.

 

El cuarto chakra es el del corazón, llamado Anahata. Se desarrolla entre los 21 y 28 años de edad, su elemento es el aire y está ubicado en el corazón. Su color es verde, su sentido es el tacto y su animal simbólico es el antílope. Este chakra busca estabilizar los chakras superiores (Sahasrara, Ajna y Vishuddha) y los chakras inferiores (Muladhara, Svadhisthana y Manipura). El propósito de este es la comprensión vasta, la devoción, el amor, la aceptación y la compasión sobre uno y los demás. Desde lo psicológico es la base de lo apasionado, del amor incondicional hacia uno mismo y hacia los demás. Cuando se encuentra desbalanceado se perciben miedo a las relaciones, depresión, déficit de empatía, comportamiento narcisista, soledad, aislamiento y una conducta crítica e intolerante. Cuando está sobre-activado, hay mucha codependencia con los demás lo cual se torna en algo negativo. Para trabajar este chakra se recomienda psicoterapia para soltar el duelo, buscar servir a otros con actos caritativos y practicar el pranayama bhastrika utilizando los brazos. Finalmente, el aceite esencial de rosa es ideal para balancear este centro energético.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *