Sí, las limpiezas faciales son muy importantes

Sí, las limpiezas faciales son muy importantes

Siempre me he preguntado qué tan importante son y si es verdaderamente indispensable incorporarlas en nuestra rutina de cuidado, así que me reuní con el equipo dermatológico de la Clínica Dermosalud para que resolvieran todas mis dudas al respecto.

 

Es usual ver anuncios publicitarios de centros de belleza promocionando una infinita variedad de tratamientos para la piel entre los que suele destacar la clásica limpieza facial, y aunque soy una ávida creyente de que sí son necesarias, quería entender mejor su propósito.

Según el equipo de dermatólogos de la Clínica Dermosalud, la limpieza facial debe ser parte indispensable de una rutina de cuidado para mantener la higiene de la piel del rostro. La contaminación ambiental, la exposición solar, el maquillaje e incluso el estrés son algunos factores que hacen que la piel acumule suciedad y pierda vitalidad, frescura y luminosidad.

 

Contaminación de la piel

Las glándulas sebáceas producen sebo, una sustancia grasa que, a través de los orificios de los folículos pilosebáceos, se deposita en la superficie de la piel. A esto se le suman bacterias y células muertas que van taponando los orificios de la misma, lo cual puede generar granos, puntos negros, entre otros. Y aunque para evitar –o revertir- esto es necesario limpiar bien la piel a diario para mantenerlo lo más limpio posible, es recomendable reforzar esta rutina con una limpieza facial profesional de forma regular en un centro dermatológico.

Indagando un poco sobre el tema descubrí que las limpiezas faciales cada 3 o 4 meses –lo cual corresponde a cada cambio de estación- ayudan a que la piel del rostro se vea más luminosa y uniforme, ya que la descongestiona y restaura.

Además, equilibra los niveles de grasa e hidratación mejorando su aspecto y salud en general al eliminar los puntos negros que acumulamos en el rostro, los que evitan que la piel se oxigene correctamente. La limpieza fácil es importante, sobre todo en pieles con tendencia a desarrollar acné, ya que estas producen mayor sebo y suelen tener poros dilatados y obstruidos.

 

¿Cómo puedes cuidar la higiene de tu piel?

Elige un limpiador de rostro dermatológicamente probado. Es importante que este no barra tu flora microbiana natural dejándola sin una capa protectora, ya que esto solo secará tu piel y la hará aún más propensa a desarrollar granos y espinillas.

Hay muchas marcas en el mercado que son recomendables, como por ejemplo, el Gel Lavant de La Roche Posay o el Syndet, de Eucerin si tienes una piel delicada. También existen aceites limpiadores como el Double Cleanse de Lou Botanicals que limpian el rostro de impurezas, polución e incluso, maquillaje y por último existe el agua micelar, con micelas que se encargan de limpiar el rostro. No hay excusa para no hacerlo, porque estos productos los encuentras en muchísimas marcas y en todos los rangos de precio.

Personalmente, siendo amante del maquillaje, considero imprescindible una limpieza facial a diario en casa y cada tres meses de manera profesional. Esto para que la piel de mi rostro no se vea afectada por todo el maquillaje que utilizo y para que mis poros estén lo más limpios posibles. Como siempre digo, una buena piel es la base para un maquillaje hermoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *