,

¿Por qué Yoga?

¿Por qué Yoga?

 

Yoga por aquí, yoga por allá, yoga por todos lados, ¿qué está pasando? Como has podido notar, la práctica de yoga en la actualidad es recurrida por millones de personas. Este boom es sólo novedad en occidente, ya que en oriente se practica hace miles de años de manera muy tradicional; lo que empezó en la India -practicándose bajo muchos tabúes, y solamente en ashrams-, se ha esparcido por el mundo entero.

Desde mi experiencia como alumna y profesora he observado como hay personas que empiezan esta práctica porque dicen que adelgaza, otras porque los pone fit, unos para volverse más flexibles y también porque relaja, o simplemente porque quieren aprender a pararse de cabeza. Hay otras que empiezan por curiosidad, por la paz mental, el equilibrio, el autoconocimiento que la caracterizan, y por muchos motivos más.

La verdad es que no importa el porqué, lo importante es que te pares en tu mat y empieces este camino. Cuando comienzas te das cuenta de la gran diferencia entre practicar yoga y cualquier otro ejercicio físico: en esta el cuerpo y la mente están sumamente unidos y no hay espacio para pensamientos ni distracciones… La mente descansa y el cuerpo físico se abre, se estira y se suelta.

Entonces ¿qué es yoga y por qué yoga? La palabra “yoga” se deriva de la palabra “yuj” en sánscrito que significa “unir”. Esta disciplina busca la unión de la conciencia individual con la conciencia universal, la unión entre mente y cuerpo. Nuestra cultura nos brinda infinitas herramientas para intensificar la separación entre el hombre y la naturaleza, con elementos como la tecnología, las industrias, la urbanización y la cultura de la inmediatez; tendemos a darle más credibilidad a lo visible que a lo intangible e invisible, cuando en realidad somos frecuentemente afectados por sensaciones y sentimientos como la ansiedad, la tristeza e incluso por momentos de felicidad que llegan repentinamente a su fin. Esta práctica permite mantener un estado de ecuanimidad en todas las situaciones en la que te enfrentas, te enseña a ser transparente y a experimentar la felicidad y la tristeza sin alterar la paz mental… Aunque suene místico, yoga es lo que somos, es un estado natural que vive en cada individuo.

La práctica de asanas (posturas físicas) permite sentir que hay algo animado en nuestra forma física, que tenemos la capacidad de avivar el cuerpo y crear energía. La meditación permite observar la mente, ver cómo genera pensamientos, y darnos cuenta que somos más que ella. Esta práctica nos enseña, nos demuestra y nos hace experimentar, invitándonos a descubrir quienes somos realmente.

Los beneficios del yoga son innumerables y existen de todo tipo para todas las personas, y sin importar el motivo por el cual acudas a esta práctica, lo increíble es que vas a poder conectarte con tu verdadera naturaleza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *