Pequeños grandes hábitos

Pequeños grandes hábitos

 

Siempre nos han dicho que nos sentemos para comer, que usemos cubiertos y que no estemos jugando al mismo tiempo. Estas reglas básicas de educación a la hora de la comida tienen una razón de ser, y es que para evitar comer más de  la cuenta hay que ser más conscientes de lo que comemos y para lograr eso debemos enfocarnos únicamente en lo que estamos haciendo…, comer.

 

1. Comer siempre sentado y con la comida servida en un plato

Uno cuando come, debe solo comer; por eso es importante permanecer sentado -y no parado o realizando otras actividades porque perdemos la concentración. Cuando comemos mientras hacemos otra cosa nos distraemos y tendemos a comer más, ya que no somos conscientes de lo que estamos ingiriendo. Por otro lado, la importancia de comer en un plato está en que de esta manera es más fácil medir y controlar las porciones, a diferencia de si comemos directamente del envase…, suele suceder que cuando comemos de frente del empaque no controlamos la cantidad.

 

2. No ver televisión ni redes sociales mientras comes

Cuando comemos viendo el celular o la televisión nuestra mente se distrae y deja de percibir bien las señales de llenura, lo que hace que seamos capaces de comer más sin llenarnos. Nuestro cerebro no puede concentrarse en muchas cosas al mismo tiempo…, y si prestas toda tu atención a esa película que tienes al frente, tu cerebro no se concentrará en lo que estás comiendo. Es muy importante dedicarle un tiempo a la comida…, ¡es el momento donde nos alimentamos! Incluso durante el día tómate una pausa en el trabajo para tener una merienda a media mañana y otra a media tarde.

 

3. Oler aceites esenciales

Los aceites esenciales tienen propiedades relajantes, antiestrés y ayudan a calmar la ansiedad. Si eres de las personas que suele tener ganas de comer durante todo el día, colocarse unas gotas aceites esenciales de tras de las orejas o olerlo por un rato ayudará a reducir la ansiedad por comida.

 

4. Hacer una limpieza de despensa

Esto es básico… Si tienes ganas de comer y en tu despensa predominan los productos poco saludables es probable que termines comiéndolos más de lo debido. Es muy importante deshacerse de los productos ultra procesados, altos en azúcares, sodio y grasas saturadas. Así, cuando te provoque comer un snack tengas opciones saludables a la mano.

 

Muchas veces empezar a hacer cambios pequeños hacen la diferencia. Si te sientes identificado con alguno de estos comportamientos, cámbialos y estoy segura de que verás mejorías en tu salud en general… Son pequeños hábitos que dan grandes resultados.

2 Responses
  1. Me gustó mucho el artículo. Muchas veces por tiempo descuidamos nuestra salud y no disfrutamos de nuestra merienda.Empezaré a poner en práctica estos consejos.
    Una consulta, ¿cuáles son esos aceites esenciales y dónde se pueden conseguir?

    1. Hola Evelyn, qué bueno que te haya gustado el artículo. Los aceites esenciales los puedes encontrar en ferias ecológicas, en el catálogo de Just y en tiendas como Flora y Fauna, Madre Natura y La Sanahoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *