Estás leyendo
¿Mis pezones te ofenden?

¿Mis pezones te ofenden?

Raquel Rottmann

Las mujeres ya no queremos soportar la incomodidad de tener que usar sostén. Lamentablemente, esto es todo un desafío, teniendo en cuenta las normas culturales que dictan que nuestros pezones deberían estar siempre cubiertos.

Debido a que nuestras tetas (y especialmente nuestros pezones) están tan sexualizados, y a que nuestra cultura nos hipersexualiza y reprime constantemente, muchas mujeres queremos romper con el estándar y prejuicio social de tener que utilizar sostén.

Personalmente, me he cruzado con una buena cantidad de personas que han tratado de avergonzarme cuando no me he puesto sostén y se notaban mis pezones. Lamentablemente, este no es un problema “mío”: es un problema humano, una cuestión de género y una cuestión de igualdad.

“¿Por qué podemos utilizar pantalones ajustados que delinean cada curva de nuestro cuerpo y no podemos permitir que nuestros pezones sean notorios?”.

Todos en este planeta nacen con un par de pezones, pero a medida que crecemos nos enfrentamos a un conjunto de reglas sobre quién puede y quién no puede mostrarlos. Sí, solo los pezones, no el resto de la tetas.

Podemos mostrar el escote por cualquier ángulo con tal de que no haya rastro del pezón. Además, ¿por qué podemos utilizar pantalones ajustados que delinean cada curva de nuestro cuerpo y no podemos permitir que nuestros pezones sean notorios?

Sí, tus pezones son parte de tu cuerpo

Tus pezones deberían ser la parte menos ofensiva de tu cuerpo. Todos tenemos pezones, pero los de las mujeres han sido sexualizados desde hace siglos. ¿Cuál es la diferencia entre el pezón de un hombre y el de una mujer aparte de que uno puede alimentar a un bebé y el otro no? Hay que dejar de concebir a las tetas como un objeto sexual que distrae.

No utilizar sostén y el movimiento “Free the Nipple” luchan por la igualdad de género y los derecho de las mujeres a la comodidad. Es la decisión de cada persona usar o no sostén. Puede parecer simple, pero la realidad es que el sostén no solo está ligado a la moda, sino también a los derechos de expresión y libertad sexual.

“Anoche me afeite las axilas y las piernas, y hoy me quiero poner sostén. ¿Todavía soy feminista?”. ¡Claro que sí! La belleza del feminismo es cómo ofrece aceptación a todxs. Si bien la decisión de usar o no sostén está cargada de mensajes sociales, finalmente es tu decisión (al igual que todo lo que haces con tu cuerpo).

Cuéntanos qué piensas (0)

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

2019 Vitamina M®.
Todos los derechos reservados.

Subir