,

Mesa de hombres

Mesa de hombres

 

A nadie parece sorprenderle el hecho de que todos los protagonistas de los CNM audios sean hombres. No se equivoquen, no creo que los hombres tengan más propensión a la corrupción (aunque hay estudios que así lo indican), simplemente tienen mucha ventaja para llegar a puestos de poder como los jueces o consejeros del magisterio que hemos oído. Hace unos meses, en España, se armó un debate porque 6 de los 7 integrantes del Parlamento de Cataluña eran hombres; sin embargo, aquí nadie dice ni “pío” cuando todas o casi todas las cabezas de una institución son del mismo género.

Existen áreas que siguen siendo dominadas por hombres, por lo que pedir igualdad de género en altos cargos o en eventos sobre el tema resulta casi imposible. Si el 80% de ingenieros geológicos (por inventar un ejemplo) fueran hombres, no podríamos pedir que la mitad de expositores de un congreso de geología sean mujeres. ¿Qué ocurre en áreas donde hay paridad y hasta mayoría femenina? En el CAMP de este año (Congreso anual de Marketing), realizado hace unas semanas, hubo 5 keynote speakers (expositores principales) y todos hombres. De los otros 11 expositores, una sola mujer. Es decir, 1 mujer y 15 hombres, lo que nos da un 7% de representación en un evento donde, al menos, la mitad del auditorio (me arriesgo a decir que más de la mitad), eran mujeres.

 

“¿Entonces quieres que pongan a mujeres solo por ser mujeres? ¿Aunque no sean las mejores en el rubro?”

Me suelo topar con comentarios como este en las redes. Asumiendo que en el campo del marketing las mujeres seamos solo la mitad (quienes trabajamos en esto sabemos que muchas veces somos mayoría), y con el convencimiento de que somos tan buenas en lo que hacemos como los hombres, no debería ser tan difícil encontrar mujeres para estas exposiciones. Los hombres tienen más facilidad para llegar a altos cargos (por motivos que he discutido en artículos anteriores), pero no significa que no haya mujeres con las cualidades y la experiencia para hablar de innovación, medios digitales o imagen de marca. Tal vez sea más difícil encontrarlas por las desigualdades a las que nos enfrentamos en el mundo laboral, pero dejarnos de lado por esa razón solo refuerza e incrementa estas brechas. Espero que este y otros eventos, tan importantes como el CAMP, empiecen a hacer el esfuerzo de aumentar la paridad y que nosotras (aunque también los hombres) comencemos a cuestionar la ausencia de mujeres y no seamos meras espectadoras de la desigualdad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *