Estás leyendo
Macarena Arribas y MAB: por una educación más emocional y humana

Macarena Arribas y MAB: por una educación más emocional y humana

Jessica Mulatillo
Collage MAB

Macarena Arribas es la creadora de MAB, una comunidad de personas que creen en la importancia de la educación holística, en donde hay un balance entre lo académico, emocional y creativo. En esta entrevista, buscamos conocer más a fondo el trabajo de Macarena y el reciente salto de MAB a la educación pública.

 

¿Quién es Macarena y cuál es su motivación?

Creo que mi motivación es una mezcla de pasión, adrenalina, sueños y trabajo duro. Me encanta trabajar en lo que me apasiona, me llena y me hace feliz. Me encanta mover a personas hacia un propósito fuerte, tan fuerte como lo es transformar la educación para construir un mundo mejor.

Me gusta apuntar siempre a lo más alto. Cuando estaba en la universidad decía: “voy a hacer este trabajo para sacarme 20 o no lo hago”. Creo que hay que hacer las cosas bien, hay que organizarnos, hay que tomar acción y hay que dar más de lo que se pide. Esa mentalidad es la que me define.

Además del trabajo, soy mamá y esposa. Una de mis fortalezas es que sé como manejar mis tiempos y organizarme. Por eso digo que tengo dos pasiones: la maternidad y mi trabajo.

Macarena Arribas

 

¿Cuál fue tu motivación para crear MAB?

Vengo de un colegio muy tradicional, en donde todas las niñas debían responder de la misma forma y de manera estandarizada. Recuerdo que en el colegio me sentía frustrada con las matemáticas y llegaba llorando a mi casa por que no entendía nada. Incluso, cuando me preguntaban qué quería por mi cumpleaños, respondía que quería clases de matemáticas.

Sé lo que es la frustración del estudiante de no entender algo y sentirse tonto o que no es suficientemente inteligente.

Así me di cuenta de que se necesitaba un gran cambio en el sistema educativo y también noté que hay muchos estudiantes que la pasan mal, porque la gente siente vergüenza de aceptar que necesita clases particulares.

Entonces dije: ¿por qué no dejar de esconder esa ayuda? Así empecé a dar clases particulares desde muy joven. Primero a mi primo, luego a los amigos de mi primo, luego a los vecinos que nos veían trabajando en la terraza y así sucesivamente hasta que ya no me daba abasto. ¡Y así empezó todo! En 2014, formé una marca con mis iniciales, armé flyers y los empecé a repartir sin saber nada de negocios.

¿Qué crees que diferencia a MAB de otras escuelas?

Después de unos años en MAB, empecé a cuestionarme y me di cuenta de que nuestros alumnos entablan una relación muy cercana con sus tutores, dado que en MAB buscamos que el tutor haya tenido experiencias similares a los estudiantes.

Así me di cuenta de que pensar en la educación como algo académico separado de lo emocional no funcionaba. En 2018 relanzamos la marca y así MAB se convirtió en un centro en el que también se le da importancia a temas emocionales. Tanto así que ahora tenemos más servicios emocionales que académicos: realizamos terapias, evaluaciones, programas de inteligencia emocional, orientación vocacional, coaching ontológico. Cursos emocionales como amor propio, el poder de la empatía, autismo, danza, arte, creatividad y repostería.

MAB se basa en tres pilares: académico, emocional y creativo. Y cuenta con cuatro servicios: MAB académico, MAB emocional, MAB 360; y con 5 programas: MAB empresas, MAB social, aMABlemente, MAB click y MAB talks.

Estamos en todos los departamentos del país, seguimos el currículo nacional y respetamos los diferentes estilos de aprendizaje, por ello contamos con más de 20 mil piezas educativas.

Invito a que puedan conocer nuestra plataforma aquí.

¿Cómo surgió la idea en colaborar con el Estado?

Después del relanzamiento empezamos a cuestionarnos acerca de la importancia de trabajar con el sector público, ya que no podíamos hacer un cambio real en la educación si solo nos enfocábamos en el sector privado.

Y, por cosas de la vida, en 2019 estuve en una entrevista y en el mismo lugar estaba la Ministra de Educación de ese momento. Conversamos y le solicité una reunión para presentar una propuesta de educación. Entre coordinaciones, pude conversar con la encargada de la Dirección Regional de Educación de Lima, a la cual le encantó mi propuesta.

Así conseguimos un convenio y un sponsor, LINDCORP. Esta empresa no solo se enamoró de la idea, pero además es una empresa súper apasionada por hacer cosas positivas por la sociedad. Las cabezas de la empresa son muy humanas y les encantó el proyecto. Gracias a LINDCORP (Tambo y Aruma), ahora estamos en todo el sector público de manera gratuita y pronto empezaremos un proyecto rural para acercarnos a 50 Tambos en todo el país. 

¿De qué forma las personas pueden colaborar con MAB?

Actualmente, nos gustaría que las empresas con propósito se unan para que nuestro trabajo pueda llegar a las provincias del Perú que más lo necesitan y para que así podamos comprar más computadoras.

Lo importante es que sean empresas y/o personas que deseen impactar y realmente se sientan motivados con nuestro propósito. Asimismo, estoy abierta a escuchar propuestas de personas que quieran agregar valor a nuestro proyecto con la educación.

¿Cuáles con los planes a futuro con MAB?

Me gusta dejar que las cosas que fluyan. Creo que si uno tiene buena energía y quiere hacer cosas buenas para que otros trasciendan, las cosas se van dando solas. La vida se encarga de poner todo en su lugar y abrir las puertas que se tengan que abrir.

Sin embargo, sí me gustaría, seguir fortaleciendo esa meta noble, que es transformar la educación de nuestro país. Quiero llegar a más zonas rurales y más colegios privados. Quizás a largo plazo poder llegar a toda Latinoamérica, ya que con la tecnología no hay fronteras.

Cuéntanos qué piensas (0)

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

2019 Vitamina M®.
Todos los derechos reservados.

Subir