Estás leyendo
Hablemos del orgasmo femenino, el clítoris y el punto G

Hablemos del orgasmo femenino, el clítoris y el punto G

Raquel Rottmann

Aquí una breve explicación sobre el orgasmo femenino, el clítoris y el punto G, los agentes del placer en la vida de las mujeres.

Irónicamente, la mayoría de los consejos sobre cómo lograr el “orgasmo más increíble de tu vida”, pueden complicar la cosa más que ayudar. Esto se debe a que el sexo y la presión no combinan en lo absoluto. Muchas de nosotras estamos tan enfocadas en realizar lo que consideramos es el “sexo”, que dejamos de centrarnos en el placer que deberíamos recibir.

Tanto el cuerpo femenino como el masculino son igualmente capaces de llegar al orgasmo. Pero nos enseñan que la masculinidad es intrínsecamente más sexual que la femenina. Cuando el sexo es visto desde el punto de vista masculino, la percepción se vuelve unilateral. Cuando los hombres no se vienen, el sexo es un fracaso, pero cuando las mujeres no alcanzan el orgasmo, es normal y es culpa de ellas.

Desafortunadamente, entre un 20% a 30% de mujeres admite nunca haber tenido un orgasmo[1]. Como mujeres, no solo deberíamos dejar de lado la vergüenza que produce el sexo, sino también deberíamos interiorizar la creencia de que somos seres sexuales e igualmente merecedores de placer: el sexo es natural y debería ser agradable para ambas partes.

Hablemos del orgasmo

Los orgasmos son una serie de contracciones musculares en la región genital que vienen acompañadas por la liberación repentina de endorfinas que producen oxitocina: que funciona como un analgésico natural y puede ayudar a reducir los dolores de cabeza, la ansiedad y los dolores musculares.

La oxitocina, liberada por la glándula pituitaria del cerebro durante el orgasmo, también crea intimidad e induce a la sensación de amor. La dopamina, una hormona producida por el hipotálamo y liberada en grandes cantidades durante el sexo -y específicamente durante los orgasmos-, amplifica las sensaciones de placer. Esta producción de dopamina también nos puede ayudar a dormir más profundamente.

“Los orgasmos pueden sentirse como olas incontrolables y ondulantes de placer sexual que hacen que uno se sienta extremadamente relajado físicamente”.

Los orgasmos pueden sentirse como olas incontrolables y ondulantes de placer sexual que hacen que uno se sienta extremadamente relajado físicamente. Estos pueden ser tanto largos como cortos, intensos y discretos, y tan individuales como la persona que los experimenta.

Tener orgasmos regulares puede aumentar tu esperanza de vida: cada vez que alcanzas el orgasmo, tu cuerpo libera DHEA, una hormona que estimula el sistema inmunológico, mejora la cognición, mantiene la piel saludable y ayuda a lucir una piel más joven. ¡La idea de verte “resplandeciente” gracias al buen sexo es real! Los orgasmos también aumentan el estrógeno en las mujeres, un elemento esencial para tener una piel sana y suave[1].

Para las mujeres, hay más de una forma de alcanzar el orgasmo. Los dos orgasmos femeninos más comunes son los orgasmos clitoridianos (estimulando el clítoris) y vaginales (penetración), pero hay mujeres que han experimentado un orgasmo simplemente al tocar sus senos, al recibir palmadas, mientras hacen ejercicios, ¡e incluso durante el sueño!

Y la cosa se pone mejor, Masters y Johnson, los pioneros de la investigación sobre la naturaleza de la respuesta sexual humana, demostraron que algunas mujeres pueden tener hasta orgasmos múltiples. ¿En qué consisten?

Orgasmos múltiples

Durante el orgasmo, el cerebro masculino y el femenino son prácticamente iguales. Después del orgasmo, el cerebro masculino entra en lo que se conoce como ‘período refractario’, en el cual ya no responde a la estimulación genital.

Pero en el caso de las mujeres, el cerebro sigue igual e incluso más receptivo después del primer orgasmo [1]. Tras alcanzar el clímax, el cuerpo de la mujer es capaz de tener un segundo orgasmo a uno o dos minutos del primero. La forma más fácil de disfrutar de un segundo, tercer o cuarto orgasmo simultáneamente, es utilizar otro tipo de estimulación que la que se utilizó en el primer orgasmo: ya sea cambiando de ritmo, estimulando otra zona erógena o empleando un juguete.

“Después del orgasmo, el cerebro masculino entra en lo que se conoce como ‘período refractario’, en el cual ya no responde a la estimulación genital”.

Para ciertas mujeres, detenerse después de solo un orgasmo, las deja más excitadas de lo que estaban antes de lograrlo. ¡No te conformes con eso! Pídele a tu pareja que continúe hasta que estés satisfecha. Para otras, continuar después de un orgasmo es físicamente incómodo, porque el clítoris se vuelve hipersensible.

Si sabes que eso te pasa, asegúrate de que tu pareja lo sepa y pruebe con toques más suaves. Tus preferencias también pueden depender de lo que estás haciendo. Por ejemplo, un toque ligero con la lengua puede sentirse riquísimo directamente en el clítoris, pero la presión de un dedo puede ser demasiado. Experimenta con diferentes estilos hasta que descubras qué se siente mejor.

El clítoris

¡El clítoris es la única parte del cuerpo cuya única función es proporcionar placer! No tiene nada que ver con quedar embarazada, la menstruación o la micción. ¡Lo que vemos en la superficie es solo la puntita! Al igual que su homólogo masculino, el clítoris tiene tejidos eréctiles que responden durante las fases de excitación, llenándose de sangre y volviéndose sensibles al tacto.

El clítoris tiene 8000 fibras nerviosas, mientras que el pene solo tiene 4000. Solo la puntita, el 10% del clítoris, se extiende fuera del cuerpo femenino cubierta por la ‘capucha del clítoris’. La mayor parte del clítoris se extiende dentro del cuerpo, alrededor de la vulva y el canal vaginal y, puede medir desde 7 a 12 centímetros [2].

Esta es la razón por la cual gran parte de los medios de comunicación solo hablan sobre los “diferentes” tipos de orgasmos femeninos, cuando en realidad los orgasmos se deben a los diferentes tipos de estimulación de todo el complejo del clítoris.

Para muchas mujeres, la estimulación del clítoris es la única forma de experimentar un orgasmo. Un estudio publicado en el “Journal of Sex and Marital Therapy” compartió que el 36.6% de las mujeres en los Estados Unidos requieren estimulación del clítoris para alcanzar el clímax [1].

El punto G

También conocido como el punto Gräfenberg, por el ginecólogo que lo encontró en los años 50, este punto se encuentra a una pulgada dentro del canal vaginal, justo detrás de la uretra. Tiene una textura esponjosa que se hincha cuando la estimulan. Se dice que los orgasmos ‘G-Spot’ son más intensos que los orgasmos vaginales, pero no tanto como los orgasmos clitoridianos, y que pueden hasta causar la eyaculación femenina, conocida como squirting.

Hoy en día hay muchos estudios que están vinculando el orgasmo a la interacción anatómica entre el clítoris, la uretra y la pared vaginal anterior. Es la sinergia entre todas las áreas anatómicas lo que permite que ocurra un orgasmo. La vagina no es un órgano pasivo, sino una estructura altamente dinámica con un rol activo en la excitación sexual general que conduce al orgasmo.

“Ni todas las sondas de recolección de datos y estadísticas que se han recolectado alrededor del mundo, pueden detectar cuál es el misterio de cada orgasmo”.

Es difícil definir un orgasmo. Cada uno es tan diferente como las mujeres que los experimentan. Si has tenido uno o un millón, sabes a qué me refiero. Algunos son increíbles. Algunos te llenan de completa emoción. Algunos son puramente físicos. Algunos te invaden de tristeza al punto de llenarte de lágrimas. Y algunos te hacen querer otro de inmediato.

Sí, los investigadores pueden medir contracciones uterinas para concluir qué es y no es un orgasmo, pero es necesario admitir que ni todas las sondas de recolección de datos y estadísticas que se han recolectado alrededor del mundo, pueden detectar cuál es el misterio de cada orgasmo. Cada uno es único.

Cuéntanos qué piensas (8)
  • Me gustó mucho tu artículo, tienes una abordaje bastante integral sobre el tema desde la perspectiva fisica. Seria bueno que se complementará con un contexto psicológico con el juego previo en que tiene que estar la mujer para alcanzar el orgasmo. Cuando hablas que la sociedad culpa a la mujer por alcanzar el orgasmo e implícitamente indicas que eso está mal, creo que caes en un error, la mujer también debe jugar un rol proactivo en su sexualidad e indicar claramente que le gusta y que no, como quiere ser rocas y estimulada.

    • Cuando comento sobre la sociedad, no le estoy echando la culpa entera. Pero en gran parte la sociedad nos enseña a las mujeres desde muy jóvenes a pensar de cierta manera y a tener ciertas opiniones sobre nuestros propios cuerpos y nuestra sexualidad, cosa que nos puede bloquear física y emocionalmente cuando estamos compartiendo un encuentro sexual con alguien. La educación sexual, por lo general (en caso hayas llevado algún curso de educación sexual en el colegio), ni menciona en concepto del placer en la sexualidad femenina, solo habla sobre la menstruación y la posibilidad de salir embarazada o contraer infecciones. Por supuesto que las mujeres tenemos que explorar nuestros cuerpos y aprender qué nos gusta, qué se siente rico, ¡y también aprender a comunicarlo a nuestras parejas! Una vida sexual mutuamente satisfactoria requiere empatía y esfuerzo de ambas partes.

  • Hola, el artículo esta increíble!. Gracias. Una consulta. Yo aun no logro tener un orgasmo. Y de hecho, intenté no necesariamennte llegar, pero al menos sentir algo en mi clítoris. Claro que varias veces con la penetracion siento cosas, pero nada en parte que esta afuera del clítoris o mamas. Yo ya me he tocado y examinado y nada (igual mi ex y novio). Me da un poco de pena no poder ni yo sola. No he intentado con juguetes por miedo y ya, falta de fe en este punto jajaa.¿Podrias sugerirme algo por favor? Muchisimas gracias y me encanta lo que escribes!

    • ¡Hola Sandra!
      El orgasmo se siente diferente para cada persona. La manera en que lo pintan las películas/shows y la pornografia es muy exagerada, pero mucha gente se basa en esa imagen cuando se imaginan cómo “debería” culminar la experiencia.

      Te recomiendo que sigas explorando por tu cuenta… ¡Trata de tocarte un poquito diariamente cuando te levantes, en la ducha o antes de irte a dormir! El clítoris y los nervios que comunican las señales sensoriales al cerebro funcionan igual que los músculos: ¡los tienes que entrenar!

      Cuanto más estimules tu clítoris y tus zonas erógenas, más fácil va a ser para tu cerebro procesar que estás tratando de alcanzar el orgasmo. Te sugiero también que inviertas en algún juguete. ¡Hay muchísimas opciones para beginners! Tu puedes comprar un vibrador “bullet” que es un poco más grande que un dedo y es multifuncional (sirve para estimular el clítoris con vibración y también puedes experimentar con penetraciónn).

      Justo en la entrada de la vagina hay una concentración más alta de nervios, entonces trata de jugar y usar diferentes presiones en esta zona cuando experimentes con penetración.
      ¡Espero que esto te ayude!
      Cualquier cosita, nos vuelves a escribir 🙂

  • Me encanta tu post. He experimentado mucho de lo que dices y es tal cual, todos los orgasmos son diferentes. Gracias por la información que posteas, espero que ayude a más mujeres a entender que es importante que ellas sientan placer y no solo el hombre, que para un buen sexo tiene que haber buena comunicación.

    Que te vaya excelente, gracias! 🙂

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

2019 Vitamina M®.
Todos los derechos reservados.

Subir