,

Consejos para empezar tu práctica de meditación

Consejos para empezar tu práctica de meditación

 

Hace unas semanas escribí sobre la práctica de yoga y cómo esta puede cambiar tu vida. En ese artículo hice énfasis en la importancia de observar los síntomas que el estrés y la ansiedad ocasionan, y aceptar que son creados por nuestra propia mente para así entender que está en nuestras manos cortar con este círculo. Una parte fundamental de la práctica de yoga es la meditación, que deja pasar distracciones internas como pensamientos e ideas y distracciones externas como sonidos y movimientos, practicando el no aferrarnos a nada.

El propósito de la meditación es darnos la habilidad de romper con patrones mentales que no necesitamos y esta te permite conocer tu mente. Lo que se busca es crear un espacio entre la mente y los pensamientos para observarlos, dejándolos pasar, regresando una y otra vez a nuestro centro. Traer la conciencia de vuelta a la práctica repetidas veces va a duplicar nuestra paciencia, va a crear nuevos patrones y de pronto la mente va empezar a encontrar silencio. Esto la disciplina, y ese pequeño espacio que creamos nos lleva a que, eventualmente, podamos tener el control sobre ella y por ende tengamos la habilidad de elegir qué absorbemos y qué dejamos ir, para así poder ser libres.

Es necesario que seas disciplinado con la práctica y busques constancia para que a corto, mediano y largo plazo puedas observar los beneficios de la meditación. A través de Dharana (esfuerzo), vamos a poder lograr Dhyana (meditación y concentración continua), y esto eventualmente nos va llevar a un estado de paz y dicha.

 

Vitamina M®

A continuación te presentaré 10 tips que pueden ayudarte a empezar con tu práctica:

 

1. Elimina la idea que meditar significa poner tu mente en blanco: esto no es verdad. La práctica de meditación es llevar tu atención una y otra vez de regreso a tu respiración o al enfoque que le pongas a tu meditación, puede ser una imagen, un sonido, etc.

 

2. Ponte ropa cómoda: intenta estar con ropa suelta para evitar apretar el abdomen y pecho.

 

3. Encuentra un lugar callado, donde nadie te interrumpa y donde haya la menor cantidad de bulla posible.

 

4. Si estás empezando a meditar y sueles distraerte fácilmente con sonidos intenta levantarte muy temprano, antes de que empiece todo el movimiento de tu casa o de la calle. ¡Madruga!

 

5. Acomódate en una postura sentado con la espalda recta: con las piernas cruzadas (sukhasana) o arrodillado encima de tus talones (vajrasana). Siempre puedes usar props como bloques, bolsters o una manta para ayudarte a encontrar una postura cómoda e ideal.

 

6. Empieza con 5 minutos y progresivamente aumenta el tiempo de meditación de cinco en cinco.

 

7. Te recomiendo la aplicación Insight Timer, en la cual puedes programar el tiempo de duración de tu práctica, puedes encontrar sonidos que te ayuden a entrar a la meditación y puedes contactarte con personas alrededor del mundo.

 

8. ¡Sé constante! Esta es la clave para todo.

 

9. Si te cuesta mucho encontrar motivación para empezar busca a un profesor que te ayude con una meditación guiada y te enseñe distintas técnicas. Hay muchas: explóralas y practica la que funcione mejor para ti.

 

10. Observa los efectos que tiene sentarte a meditar a lo largo de tu día, en tus relaciones interpersonales y en tu relación intrapersonal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *