,

¿Qué tanto conoces tu flujo vaginal?

¿Qué tanto conoces tu flujo vaginal?

La vagina es una parte muy importante de tu cuerpo. Por lo tanto, debes conocer al máximo tu flujo vaginal para así tomar decisiones seguras e informadas para cuidarte.

Hablemos del flujo vaginal

Todas las mujeres tenemos flujo vaginal, lo cual no solo es completamente sano y normal, sino también es necesario para mantener el nivel de pH de la vagina ácido y saludable. La secreción viene del cuello uterino y está compuesta por elementos que todas tenemos en el cuerpo: agua, mucosa, sudor, células, etc.

También es hormonal y, por eso, dependiendo de tu ciclo menstrual, produces mayor o menor cantidad de flujo vaginal (y la consistencia es diferente). ¡Este puede llegar a ser tan ácido como para desteñir un calzón y tiene la misma acidez (el mismo pH) que una copa de vino tinto! A veces puede tener más descarga de lo normal y esto puede ser frustrante, pero debes saber que muchas veces se debe a cambios hormonales en tu cuerpo.

¿Sabías que las vaginas se limpian solas?

El flujo vaginal es la sustancia que sale de la vagina: esta es su forma de limpiarse y regularse a sí misma. Es algo sano y normal en el ciclo reproductivo: a todas las personas con vaginas nos ocurre. A través del flujo vaginal, se comunica si algo está mal, ya sea por un cambio de olor, color o textura en la secreción.

Es importante saber que no necesitas nada más que agua tibia para limpiar tu vagina. Además, es muy importante que sepas que el uso de toallas protectoras diarias -cuando no estás con la regla- pueden causar infecciones por el calor y humedad que mantienen en la zona.

Los medios nos enseñan que nuestras vaginas son “sucias”, entonces compramos productos femeninos que en realidad pueden ocasionar infecciones vaginarias e irritación. Lo repito: la vagina se limpia sola. Claro que a todas nos gusta sentirnos limpias y “fresquitas”, especialmente cuando estamos con la regla.

“Las vagina debería oler a vagina: no a vainilla, flores o coco. ¡No dejes que los medios te convenzan de que la tuya huele “mal”!”.

Por décadas la industria comercial ha lucrado con la idea de la “higiene femenina” para vender jabones, talcos, toallitas diarias y wipes con fragancias, proclamando que sus productos balancean tu propia regulación de PH. Esto es solo marketing, ya que todas tenemos un pH dentro del rango de 3.5-4.5 y las compañías no tienen manera de saber cuál es el tuyo con exactitud.

La vagina es un órgano tan inteligente como delicado. Usar estos productos puede alterar muy fácilmente su estado natural. Las vagina debería oler a vagina: no a vainilla, flores o coco. ¡No dejes que los medios te convenzan de que la tuya huele “mal”!

La descarga de flujo vaginal

La descarga puede verse, sentirse y hasta oler diferente si existe un desbalance en tu pH (el estado natural de acidez de la vagina).

Aquí un pequeño desglose para que te guíes mejor:

  • Transparente y delgado: la descarga ocurre alrededor de la ovulación y cuando estás excitada.
  • Blanco, amarillento y grueso: la secreción ocurre cuando estas menos fértil durante el mes.
  • Ligeramente marrón o rojo: alrededor de tu regla (antes o después)

Si notas un cambio en el color, olor o consistencia, podría tratarse de una infección. Si huele más fuerte, pero la descarga es delgada, podrías tener vaginosis bacteriana. Si el flujo es más espeso pero sin olor, y tu vagina se siente irritada o pica, podría tengas una infección por hongos.

Ambos diagnósticos son fáciles de confundir si no conoces las diferencias de tu flujo vaginal y, aunque son fáciles de curar, los tratamientos son distintos. Es importante que, si notas alguno de estos síntomas en tu flujo, lo consultes con un ginecólogo para recibir el diagnóstico y tratamiento más adecuado.

¿Cómo mantener la salud óptima de tu vagina?

  • Los bikinis mojados y la ropa de deporte deben cambiarse lo antes posible para así mantener la vagina limpia y seca.
  • Está demostrado que tomar probióticos con regularidad ayuda a mantener el pH de la vagina equilibrado y a reducir los brotes de infección por hongos.
  • El semen puede desequilibrar el pH, ¡siempre limpia tu vagina con agua tibia tras acostarte con alguien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *