,

¿Cómo pedirle a tu pareja lo que te gusta en el sexo?

¿Cómo pedirle a tu pareja lo que te gusta en el sexo?

El amor y el sexo se basan en dejar ir el miedo. Si no estás disfrutando plenamente tus verdaderos deseos sexuales, significa que tus inseguridades y temores te están bloqueando de una manera u otra. ¿Cómo aprender a pedirle a tu pareja lo que realmente te gusta?

Expresar nuestras necesidades sexuales es una habilidad de comunicación vital. Depende de cada uno de nosotros asumir la responsabilidad de nuestro placer e informar a nuestra pareja sobre lo que queremos en cada encuentro sexual.

Desafortunadamente, puede ser difícil pedir lo que realmente necesitamos en la cama, aunque sea algo tan simple como decirle a nuestras parejas que necesitamos “más” de lo que sea que están haciendo (especialmente cuando estamos con alguien nuevo). Pero, en realidad, ¿cuál es el punto de acostarse con alguien si no estás recibiendo el placer que buscas?

Pedir lo que deseas es una habilidad que requiere de cierta delicadeza. Algunas personas creen que el hecho de que hayan expresado un deseo significa que debe cumplirse de inmediato y sin cuestionarlo. Con este tipo de actitud impositiva no vas a lograr mucho con tu pareja. Acuérdate que una gran parte de pedir lo que quieres es preguntándolo, no haciendo que tu pareja se sienta forzada o acosada.

Una forma de contrarrestar esta tendencia es expresar un aprecio genuino por los esfuerzos de tu pareja. También tienes que asegurarte de estar prestando la misma atención a sus necesidades, asegurándote de que tu pareja también esté satisfecha.

La magia de los detalles

A veces necesitas dar algunos detalles sobre lo que quieres. Por ejemplo, decir “un poco más suave” o “apriétame mas fuerte”. Si hay algo específico que deseas, haz que el proceso de enseñarse mutuamente sea tentador, placentero y coqueto.

Si te sientes lo suficientemente cómoda como para decirle “más duro” o “más rápido” a tu pareja, da un paso más y pídele lo que deseas. No te sientas mal por pedirle “más lento”, “más suave”, o incluso decirle: “¿me puedo poner encima?”, “¿me puedes dar por detrás?”, “¡hay que probar esto!”.

“Si no eres buena con las palabras, no necesariamente tienes que usarlas para señalarle a tu pareja qué quieres”.

Si no eres buena con las palabras, no necesariamente tienes que usarlas para señalarle a tu pareja qué quieres. Si tu pareja está tratando de jugar con tu clítoris durante el sexo, pero su ritmo no te esta funcionando, guía su mano con suavidad para que agregue más o menos presión, o muévela más rápido/más lento. ¡Lo más probable es que te lo agradezca! Tu cuerpo también te lo agradecerá y seguirán como si nada hubiera pasado.

Si quieres algo totalmente diferente a lo que tu pareja está haciendo: toma sus manos, muévelas al lugar correcto y muéstrale. Tu pareja va a amar esto, así que no hay razón para ser tímida. A veces no va a captar tus mensajes totalmente y eso está bien. ¡El sexo no necesita ser perfecto para ser divertido!

“El hecho de que tengas muy claro lo que quieres no significa que tienes que hacer esas cosas exactamente todas las veces”.

Es genial saber lo que funciona para ti en el dormitorio, pero a veces ser muy detallada y específica con tus solicitudes puede quitarle diversión y espontaneidad a una interacción sexual. Puede causar que tu pareja se sienta sofocada y que el sexo se sienta robótico y predecible.

El hecho de que tengas muy claro lo que quieres no significa que tienes que hacer esas cosas exactamente todas las veces. Siempre hay algo nuevo para explorar y experimentar cuando se trata de sexo, así que no te limites. Trata de encontrar un equilibrio entre hacer las cosas que sabes que le gustan y probar cosas nuevas. Permítele cierta libertad creativa a tu pareja. ¡Todos tenemos el poder mental de hacer que nos excite lo que antes no nos excitaba!

Conversa con tu pareja

A veces, lo que realmente te provoca no se basa en una acción, lo cual hace que sea aún más difícil explicárselo a tu pareja. Si te encuentras con ganas de algo más, pero tienes problemas para explicar qué es (ya sea en voz alta o en tu cabeza), es posible que estés deseando algún sentimiento y no una acción específica.

Pregúntate, ¿cómo necesito sentirme para disfrutar del sexo? Puede ser desde sentirte amada y apreciada hasta sentirte humillada o subyugada. Todos tenemos nuestras propias preferencias sobre cómo nos gusta sentirnos durante el sexo: a algunas personas les gusta tomar control y a otras les gusta someterse a sus parejas.

Independientemente de lo que sea, lo más probable es que la manera como quieras sentirte abarque más que ciertos elementos de acción. Esto también requiere explicarle a tu pareja qué tipo de cosas te hacen sentir deseada, al menos para comenzar. Nuevamente, esto es algo sobre lo cual probablemente vas a tener que tomarte un tiempo para reflexionar, ya sea reflexionar por tu cuenta o encontrar una pareja con la que puedas investigar y explorar.

“Es importante saber que, aunque tengas las herramientas para pedir lo que deseas, no significa que estás a un paso de tener orgasmos sin esfuerzo”.

Algunas personas están más relajadas durante y después del sexo, y pueden estar más abiertas a dar y recibir comentarios. Otras prefieren usar mensajes de texto y hacer pedidos sexy usando emojis. Algunos podrían considerar que un texto es impersonal, pero es la forma más popular en la que muchos de nosotros nos comunicamos hoy en día. Al final del día, todo depende con que te sienta más cómoda tú.

Es importante saber que, aunque tengas las herramientas para pedir lo que deseas, no significa que estás a un paso de tener orgasmos sin esfuerzo por el resto de tu vida. Incluso los expertos tienen problemas para aplicar sus teorías en sus vidas personales.

No olvides que la comunicación debería mejorar el estado de ánimo en el dormitorio, no arruinarlo. Abre tu mente a todas las posibilidades. Cuanto más ideas intercambias, más estimulas la sexualidad: cada intercambio solo provoca y aumenta la curiosidad, y esta es la semilla de la pasión. No te limites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *