Cierres y nuevos comienzos

Cierres y nuevos comienzos

 

Así de rápido estamos en la recta final del 2017. Diciembre es un momento en el cual todo va más rápido: estamos más apurados, siempre moviéndonos y planeando eventos. Durante este mes tenemos más quehaceres, distracciones, estímulos, emociones revueltas… El tráfico se intensifica así como el trabajo por cierre de año. Aumentan las reuniones, el estrés, y mil cosas más se encargan de recordarnos que el mes más liado del año llegó. Pero es muy importante que te tomes una pausa para asimilar que estás cerrando un año más de vida y que analices lo acontecido en el transcurso de este para evaluar tu situación emocional, profesional, social y espiritual actual, y buscar un equilibrio entre dejarte llevar por lo que la vida te ofrece y organizar tus planes a futuro.

Probablemente ha sido un año en el cual has podido cumplir algunas metas y has tenido grandes logros, pero es posible que tengas algunas expectativas o metas que no pudiste cumplir. Es aquí donde empiezan las famosas frases como, por ejemplo: “el 1ero de enero empiezo a hacer deporte”, “este nuevo año voy a tomarme el tiempo de hacer lo que me gusta”, “en el 2018 prometo conocerme un poco más”, “voy a organizar mejor mis días para poder tener tiempo de ejercitarme”, “en el 2018 voy a dedicarme más a mi”, “ahora sí voy a cambiar mis hábitos”, e incluso “este año me voy a empezar a levantar más temprano”. Sé honesta, ¿cuántas de estas frases has repetido, y durante cuantos años?

Tómate un momento para interiorizar, observarte y darte cuenta si te sientes satisfecha con quién eres y con lo que haces hoy; pregúntate qué es lo que te suma y qué es lo que te resta.

Sigue estos pasos que te pueden ayudar en esta introspección:

 

Paso 1. Te invito a preguntarte lo siguiente:

¿Qué estás haciendo con tu vida? Evalúa si te llena lo que estás haciendo actualmente y si te sientes identificada y satisfecha con eso.

¿Cuál es tu camino en la vida? Descubre hacia dónde quieres enrumbarte y qué objetivos o planes tienes.

¿Qué necesito hacer para dirigirme a mis metas? Cuestiónate y plantéate lo que tienes que hacer para acercarte a tu propio camino.


Paso 2.
Haz una lista de las siguientes cosas:

  • Lo que te gusta hacer actualmente, y que al mismo tiempo, te hace sentir bien
  • Lo que quieres cambiar de ti
  • Los temas y/o personas de los que quieres desprenderte
  • Tus metas para el próximo año y tus planes para lograr estas.

Paso 3. AGRADECE

Por todo lo que tienes en la vida: Es muy importante agradecer por tu familia, tus amigos, tu situación económica, tu salud, ¡y el hecho de que estés viva!

Aunque la vida te ponga baches como perder a alguien querido, no tener la situación económica ideal, sentir tristeza por un desamor o estrés por trabajo, recuerda siempre que estás viva y eso es más grande y tiene más peso que cualquier problema que se pueda presentar en el camino.

 

Este año nuevo es la oportunidad para escribir un nuevo comienzo, para agradecer por todo lo vivido y esperar que lo mejor esté por venir; es el momento de dejar todo lo que no te sirve para reforzar todo lo que te suma. Es positivo que pienses en metas y cambios para el futuro de manera consciente, pero siempre mantén la espontaneidad del momento, acepta lo que venga y déjate llevar por lo que la vida tiene planeado para ti. Mi consejo es que prestes atención: conócete cada día más para que llegues a tu verdadera esencia y sepas qué es lo que realmente te trae satisfacción en la vida. Busca el equilibrio entre hacer que las cosas ocurran y dejar que estas fluyan por sí solas creyendo en ti y en la fuerza del universo decidida a guiarnos siempre.

 

 

 

 

3 Responses
  1. Muy bueno y con buenisimos consejos, es bueno saber que este nuevo año estare acompañada de full vitamina M!

  2. ¡Gracias Celeste! ¡Nos encanta saber que les gusta lo que leen!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *