,

Alice Guy

Alice Guy
©Camille Defago para Vitamina M

Here are the all-male nominees (Estos son todos los hombres nominados) fueron las palabras que utilizó Natalie Portman para denunciar la falta de representación femenina al anunciar el premio al mejor director en los Golden Globe de este año. Lo cierto es que la industria del cine aún tiene muchas barreras por romper. Si bien en el lapso del último año vimos a mujeres inspiradoras levantar la voz en contra del acoso y las desigualdades laborales; aún queda un largo camino por recorrer. En el caso de las directoras, sólo cinco mujeres (Lina Wertmüler, Jane Campion, Sofia Coppola, Kathryn Bigelow, Greta Gerwig) fueron nominadas para la categoría de mejor director/a en los casi 90 años que existen los Academy Awards; de los cuales la única galardonada fue Kathryn Bigelow por la dirección de “The Hurt Locker”. Al ver estas cifras uno pensaría que la incorporación de la mujer a esta profesión es reciente; pero lo cierto es que existen mujeres directoras desde la creación del cine; un caso emblemático es el de Alice Guy.

 

La pasión de una pionera

El nacimiento del cine ocurrió con una película proyectada en 1895 por los hermanos Lumière. En la película, de 1:49 min. de duración, se ven a trabajadores saliendo de una fabrica en Lyon, Francia (https://www.youtube.com/watch?v=BO0EkMKfgJI). La película despertaría en Alice Guy una nueva pasión; y sólo un año más tarde presentaría su primera película: La fée aux choux (https://www.youtube.com/watch?v=c_xvf-ZEH7I).

Alice Guy, nació en Saint-Mandé, Francia, en 1873 y vivió su infancia entre Francia, Chile y Suiza. Gracias a sus estudios de taquigrafía consiguió un trabajo de secretaria en la compañía de León Gaumont, sin embargo no duraría mucho en ese puesto ya que la proyección de los hermanos Lumière la inspiraría a realizar sus propias películas. Guy filmó La fée aux choux gracias a la patente del cronofotógrafo que Gaumont había conseguido para la empresa; fue una película que duró menos de un minuto, y fue filmada en 60mm. Durante los años siguientes, dirigió el sector de ficción de la compañía y filmó películas narrativas y en locación, convirtiéndose en una pionera en ese ámbito.

Casada con Hebert Blaché – a quien había conocido a través de su trabajo – la directora partió a Estados Unidos con la tarea de promover el cronofotógrafo de Gaumont. En 1910, decidió crear su propia compañía, Solax Film Co., en donde filmó películas de distintos géneros (westerns, dramas, ficción) y donde también tuvo la oportunidad de trabajar con reconocidos actores del cine mudo como Billy Quirk, Bessie Love y Lee Beggs, entre otros. Solax Film Co. se convirtió en una de las productoras más importantes de Estados Unidos, sin embargo, a causa de la mala gestión de su esposo y las deudas que tenían, los estudios fueron vendidos.

 

La reivindicación de sus logros

La venta de Solax y su divorcio hicieron que Alice Guy regresara a Francia en busca de un futuro mejor. Lamentablemente, a causa de la competencia con la industria americana, la directora no consiguió trabajo ni siquiera en la compañía de Gaumont. A pesar de haber dirigido y/o producido más de seiscientas películas, Alice Guy no era suficientemente reconocida por la sociedad. Por una parte, porque Léon Gaumont no le daba tanta importancia a la producción de películas, quitándole mérito a la profesión de Guy, y por otra parte porque no siempre existían fichas técnicas de las películas y los créditos no aparecían en todas ellas.

Alice Guy no se quedó con los brazos cruzados y decidió defender su trayectoria. Cuando Léon Gaumont decidió publicar un folleto sobre la compañía Gaumont, Guy reaccionó manifestando que este estaba incompleto. Lo mismo ocurrió unos años más tarde cuando el diario atribuyó el título de “primera mujer directora” a Germaine Dulac, respondiendo: “Permítanme reivindicar ese titulo de primera mujer directora, del cual estoy muy orgullosa y que es, actualmente mi única fortuna.”

Si bien años más tarde Alice Guy llegó a ser reconocida por su labor -a través de artículos[1], tributos[2] y la condecoración de la Legión de Honor otorgada por el gobierno francés (1955)- hoy en día, ha pasado a las páginas olvidadas de la historia. Puede que algunas personas de la industria reconozcan su trabajo, como lo hizo Barbra Streisand cuando declaró que “es gracias a Alice Guy-Blaché que la profesión de directora existe”, pero son pocas las que conocen verdaderamente su recorrido profesional. Alice Guy fue una mujer fuera de las normas de su época, que describía al cine como su “príncipe azul”.

 


Fuentes:

[1] “Les pionniers du cinéma. Alice Guy-Blaché, la première des metteurs en scène.” France-Illustration.

[2] Tributo en la cinemateca francesa el 16 de marzo 1957.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *