Estás leyendo
5 factores que pueden estar afectando tu deseo sexual

5 factores que pueden estar afectando tu deseo sexual

Raquel Rottmann
deseo sexual, sexualidad, mujer, ovulación, ciclo menstrual, sexo, placer

Se supone que el sexo debe de ser divertido; una actividad apasionante que te llena de vida y una excelente manera de mantenerse más saludable y feliz. Pero si alguna vez has luchado contra un episodio de deseo sexual bajo, quizás es momento de cuestionarte qué es lo que podría estar obstaculizando tu libido.

La sexualidad femenina es un delicado e intrincado sistema de factores psicológicos y físicos que juegan un rol un tanto complejo. Sin importar los niveles de deseo sexual, los siguientes 5 factores pueden estancar hasta a la persona más activa:

Privación del sueño

La vida cansa, se tiene que decir. Mucha gente (la gran mayoría) no pueden dedicarle tiempo al sexo hasta después de un largo día en el trabajo. Hay personas que llegan a cuidar a sus hijos o a ordenar y limpiar su casa (o todas las anteriores).

Estar muy cansada para tener sexo puede sonarte un poco cliché, pero resulta que los clichés tiene historias de origen. Una investigación realizada por la National Sleep Foundation encontró que 1 de cada 4 estadounidenses casados dicen que muchas veces están muy cansados al final del día para tener relaciones sexuales con su pareja.

El sueño impacta en casi todos los aspectos de la salud y bienestar, incluso, sobre la sexualidad.  

Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad son dos factores que pueden alterar la libido de una de dos formas. Una opción es que tu deseo sexual aumente en paralelo con tus niveles de estrés (ya sea porque funciona como un mecanismo de afrontamiento o como una distracción).

La otra alternativa – que suele ocurrir más a menudo- es que al sentir presión en el trabajo y/o la universidad, o al luchar con cualquier otra situación que induce ansiedad, el deseo sexual disminuya significativamente. Esto ocurre porque las situaciones que causan angustia aumentan los niveles de cortisol en el cuerpo, y este tiende a frenar la libido ya que suprime la producción de testosterona y otras hormonas que generan ganas de tener sexo.

Ciclo menstrual

¿Has notado que hay momentos en los que te encuentras más activada que otros? ¿Y te has dado cuenta de que esto ocurre mensualmente? Aunque puede variar entre personas, el estrógeno, la progesterona y la testosterona afectan el deseo sexual y la respuesta física; y así como estas hormonas fluctúan durante el ciclo menstrual, tu deseo sexual de hecho se ve también afectado.

Van a haber momentos en los que te va a provocar y habrán otros en los que el sexo va a ser lo último en lo que piensas. Es muy común que te sientas particularmente excitada en el medio del ciclo cuando estás ovulando.

La pastilla anticonceptiva y otros medicamentos

Al cuidarse de un embarazo no deseado, muchas mujeres a toman anticonceptivos hormonales que sirven para detener la producción de testosterona en los ovarios. Dado que la testosterona es necesaria para la excitación, no es sorpresa que algunas mujeres hayan reportado una disminución del deseo sexual.

Otros medicamentos que también pueden causar dificultades en la vida sexual son los antidepresivos, los bloqueadores beta y los inhibidores de la ECA, y demás. Si crees que alguno de estos medicamentos es el problema, infórmate sobre los posibles efectos secundarios y convérsalo con tu médico.

La alimentación

Si por alguna razón no tienes una dieta sana y equilibrada tu deseo sexual puede sufrir las consecuencias -así como el resto de tu cuerpo. La comida frita y salada puede hincharte -y creo que todas estamos de acuerdo con que el sexo no es lo más agradable del mundo cuando te sientes hinchada.

Mas allá de eso, muchos estudios han demostrado que una buena dieta puede aumentar tu deseo sexual. Además, la falta de hidratación puede causar dolores de cabeza e incluso sequedad vaginal, lo que puede resultar en sexo incómodo e incluso, doloroso.

El deseo sexual no está determinado por una sola cosa, especialmente para las personas con vaginas. ¡Todas experimentamos variaciones en nuestro deseo sexual a lo largo de nuestras vidas! Si notas cambios y son sostenibles o tienen efectos a largo plazo, debes consultar tus inquietudes con tu médico.

Cuéntanos qué piensas (0)

Déjanos un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

2019 Vitamina M®.
Todos los derechos reservados.

Subir